Sexualidad

¿Es peligroso publicar videos eróticos en internet?

Ciertamente nos encontramos en un mundo donde los límites de distancia sufrieron un ruptura con las redes sociales, videollamadas y el internet en general, pues podemos compartir cualquier cantidad de contenidos a través de estas como documentos, imágenes e incluso videos. Pero la creatividad humana también ha permitido que utilicemos estos medios para poder propagar un sinfín de material que puede ser explícito y hasta incluso pornográfico.

Muchas tendencias se han desarrollado a partir de esta situación como es el sexting de lo cual hablaremos más a profundidad, el hecho de poder enviar material personal de desnudos (también llamados nudes) o porno casero a nuestras parejas, amigos o hasta incluso desconocidos conlleva a arriesgarnos drásticamente a terribles consecuencias, así que dedicamos este post para hablar sobre el sexting y también sobre la sextorsión, de esta manera podemos tomar medidas para evitar estas consecuencias y llevar una vida tranquila sin preocupación.

¿Qué es el sexting o sexteo?

El sexting es el término que se le acuña a la acción de poder enviar contenido de carácter sexual principalmente a través de mensajes de texto, pero como mencionamos la tecnología permite que se pueda compartir un poco más. La intención principal de sexting es poder seducir a la otra persona, son más los casos de mujeres que envían sus fotografías y videos a través de los móviles que los mismos hombres.

Utilizando entonces el internet para poder compartir este tipo de contenidos sexuales quedamos totalmente expuestos a cualquier tipo de extorsión por parte de nuestro interlocutor o peor aún por hackers informáticos, los cuales en muchas ocasiones son capaces de alterar las fotografías y enviar las mismas a sitios pornográficos para compartir estas, dejando el nombre de la persona expuesta en malas manos.

Sextorsión y sus consecuencias

Podemos hablar de un sinfín de consecuencias de publicar nuestro cuerpo, rostro o poses sexuales en la web, desde como mencionamos arriesgarnos a que alteren estas fotografías para colocar cualquier tipo de poses o hasta incluso desnudarnos hasta el hecho de ser extorsionados por grupos expertos en el tema. En Filipinas por ejemplo, se detectó un grupo de sextorsión organizado que se hacían pasar por hermosas jóvenes en la web con videos pregrabados pidiendo nudes a cambio de los suyos, fueron muchos los hombres y mujeres que cayeron en la trampa, luego eran amenazados con subir el video a internet sino pagaban cualquier cantidad de dinero, a uno de los principales responsables de esta extorsión sexual le preguntaron cuanto había ganado y este respondió que más de 2 millones de dólares en solo 10 meses.

Nuestra imagen, nuestro nombre y nuestra reputación son algunas de las cosas que podemos perder al instante por solo compartir nuestras fotos o videos con otras personas, en donde quizás estemos un tanto seguros por el temas de privacidad de las mensajerías instantáneas o las redes sociales, pero siempre existe el riesgo de quedar expuestos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *