Mujeres

La huelga feminista islandesa de 1975

El 24 de octubre de 1975, Islandia se paró: las fábricas de pescado cerraron, el servicio de teléfono no funcionaba, las escuelas no abrieron, los aviones no volaron y, incluso, se suspendieron las funciones de teatro. El 24 de octubre de 1975, Islandia vivió un paro de mujeres sin precedentes, con un seguimiento del 90%. Aquel día, las mujeres dejaron de ir al trabajo y no se hicieron cargo de las tareas del hogar. Con esta acción, las islandesas consiguieron de hacer visible el trabajo indispensable que hacen las mujeres tanto en la economía como en la sociedad.

Esta acción, que secundaron 25.000 de los 220.000 habitantes que tenía entonces Islandia, se conoce como el Día Libre de las Mujeres. La convocatoria no fue técnicamente una huelga, sino un día que las mujeres se cogieron libre. Según las entidades convocantes, entre las cuales había el grupo de feministas radicales Red Stockins, con esta estrategia se ganaría aceptación popular y se evitarían conflictos laborales. Es también el precedente más exitoso que ha habido nunca de una parada femenina y se quiere imitar con la convocatoria de hoy, 8 de marzo.